Skip to main content

En un mundo cada vez más consciente del bienestar animal, las empresas que forman parte de la cadena de producción de alimentos de origen animal buscan no solo cumplir con las expectativas de los consumidores sino también destacarse en el mercado mediante certificaciones que avalen sus buenas prácticas.

Una de estas distinciones es la certificación Welfair®, un sello de calidad que evalúa y controla el bienestar de los animales a lo largo de su vida productiva. Facilita la introducción de los productos certificados en nuevos mercados y afianza la relación con los clientes ya existentes. Además, aporta a las autoridades competentes garantías adicionales al control oficial obligatorio en materia de bienestar animal.

Veamos cuál es el proceso que deben seguir las empresas para obtener esta importante certificación:

1. Comprensión de los protocolos de evaluación de la certificación Welfair®:

El primer paso hacia la certificación es comprender profundamente los protocolos de evaluación de la certificación Welfair® ; estos protocolos han sido validados científicamente en los proyectos Welfare Quality y Awin®.

La evaluación de la certificación Welfair® se basa en los cuatro principios fundamentales del bienestar animal:

  • Buena alimentación
  • Buen alojamiento
  • Buena salud
  • Comportamiento apropiado.

La protección de los animales en las granjas evita desviaciones en el desarrollo de sus capacidades productivas.

2. Preparación interna:

Antes de solicitar la certificación, es crucial que la entidad solicitante de la certificación realice ajustes internos, tales como adecuación de sus infraestructuras, formación del personal encargado del autocontrol, formación del personal responsable del cuidado de los animales y verificación de los requisitos incluidos en los protocolos de evaluación de la certificación Welfair®.

La documentación juega un papel esencial en esta etapa, ya que deben existir evidencias de las evaluaciones internas realizadas.

3. Solicitud y preparación de la auditoría inicial:

Con las prácticas adaptadas a los estándares Welfair®, la entidad (granja individual, grupo de granjas, establecimiento de sacrificio o industria de alimentación) está lista para solicitar la certificación. Una vez aceptada la solicitud por Certicar AGRO, se procede a planificar la auditoría o auditorías en función del alcance de certificación que será evaluado.

4. Auditoría y verificación:

El paso siguiente es la auditoría, donde auditores de Certicar AGRO visitan las instalaciones para verificar in situ que las prácticas de bienestar animal se cumplen según lo establecido en los protocolos de evaluación de la certificación Welfair®.  Las auditorías incluyen la revisión de documentos, entrevistas con el personal y la inspección de los animales.

5. Obtención de la certificación:

Si la auditoría concluye satisfactoriamente y se demuestra que la entidad auditada cumple con los requisitos de bienestar animal de Welfair®, se otorga la certificación. Este logro no sólo es un reconocimiento a las buenas prácticas de la empresa, sino que también se convierte en garantía del cumplimiento de las expectativas de consumidores y otras partes interesadas, que demandan un trato ético hacia los animales.

6. Mantenimiento y renovación:

Obtener la certificación Welfair®, no es el final del camino. Las empresas deben continuar demostrando su compromiso con el bienestar animal a través de auditorías periódicas y la renovación anual de su certificación.

La certificación Welfair® demuestra el compromiso voluntario de la entidad titular del certificado por hacer visible el cumplimiento de las normas y estándares relacionados con el Bienestar de los animales. Aporta elementos de mejora de la calidad de la gestión, ya que se adquiere un mejor conocimiento de las actividades realizadas bajo su control y proporciona, sin lugar a dudas, unas características diferenciales que se destacan en la comunicación comercial a los clientes.

Gráfico de los pasos a seguir para obtener la Certificación Welfair con CertiAGRO